lunes, 30 de marzo de 2009

Published 3:35 by with 0 comment

Falleció Jorge Prelorán

El documentalista argentino Jorge Prelorán falleció en la madrugada del sábado 28 de marzo en su casa de Los Ángeles, Estados Unidos, donde residía desde 1976.


Nacido el 29 de mayo de 1933 en Buenos Aires, pronto abandonó la carrera de arquitectura en la Universidad de Buenos Aires para ir a estudiar cine a la Universidad de California (UCLA), en 1955. De regreso a la Argentina, seis años más tarde, comienza a viajar por todo el país capturando imágenes que serán una exhaustiva documentación, como jamás se había hecho antes, sobre las culturas y tradiciones del interior.

En 1963 es contratado como Asesor Audiovisual del Rectorado de la Universidad Nacional de Tucumán para producir películas y series didácticas, actividad que continuará hasta 1969. Gracias a un convenio con el Fondo Nacional de las Artes, y en especial por el gran impulso que le da el director del departamento de Folklore, Dr. Raúl Augusto Cortazar, comenzó su largo recorrido por el "documental etnobiográfico", tal como denominará a sus películas tiempo después, en sus escritos teóricos.

Estos filmes, que de a poco fueron delineando su estilo, tienen como particularidad dejar hablar a sus protagonistas. Son ellos los que cuentan su historia, siempre utilizando el sonido disociado, casi nunca en combinación directa con la imagen. Se trata de películas unipersonales, cuidadas, filmadas durante años, respetuosas de las personas que retrata, donde en la mayoría de los casos el mismo nombre del protagonista da título al film.

Así surgen, por ejemplo, sus más logradas realizaciones: Damacio Caitruz (1966); Medardo Pantoja (1969); Hermógenes Cayo (Imaginero) (1969); Cochengo Miranda (1975); Los hijos de Zerda (1978); Luther Metke a los 94 (1979), que resultó nominada al Oscar de la Academia de Hollywood como Mejor Documental; Castelao (1980) y Zulay frente al Siglo XXI (1992).

A pesar de su prolífica producción, Prelorán permaneció totalmente desconocido para el ambiente cinematográfico hasta 1969, año en que presenta toda su obra junta en el Teatro Municipal General San Martín de Buenos Aires, en donde se exhiben casi cuarenta películas documentales -entre cortos, medios y largometrajes-.

Aquél ciclo se cerró con la película sobre el santero jujeño Hermógenes Cayo, el documental que traza una línea en su carrera. A partir de ese film ya no se apartará de su estilo, y lo tomará para siempre. Lejos de la “mirada de Dios”, Prelorán trató de “darles voz a los que no la tienen”.

En 1976, perseguido por la dictadura militar, debió exiliarse y volver a Los Ángeles, donde conseguirá un cargo de profesor en la UCLA. Esta vez lo acompaña su mujer, Mabel, antropóloga recibida en los Estados Unidos y con el doctorado realizado en épocas democráticas en Buenos Aires.

Con la vuelta de la democracia regresó periódicamente a la Argentina. En 2007 recibió el Astor de Oro a la trayectoria otorgado por el 20º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, y fue homenajeado por las Legislaturas de la ciudad de Buenos Aires y el partido de General Pueyrredón.

Su obra contó con el patrocinio de instituciones como el Fondo Nacional de las Artes de Argentina, Televisión Española, el Consejo de Humanidades de California, y las Fundaciones Fulbright y Guggenheim.

Fue merecedor de premios y galardones, entre los que destacan la nominación al Oscar de la Academia de Hollywood, el premio Konex, el Gran Premio Anual del Fondo Nacional de las Artes y el mencionado Astor de Oro.

Tras retirarse como Profesor Emérito de la UCLA, Prelorán comenzó a trabajar en un proyecto de más de treinta libros sobre los personajes de sus documentales y otros nuevos que fue descubriendo en su ilimitada curiosidad y capacidad de trabajo. El proyecto, pensado como un plan integral para escuelas de todo el país, ha quedado trunco y muchas veces, como pasó con su cine y la restauración y puesta en valor de sus películas, tuvo que ver con la desidia de los gobiernos de turno.

Poco antes de su fallecimiento, Prelorán donó todos los negativos de sus trabajos al Smithsonian Institute, el mayor complejo museológico, de investigación y conservación mundial, que restaurará y valorizará la gran obra legada.

Prelorán escribió una gran cantidad de artículos, trabajos académicos y libros. El ensayo “Conceptos éticos y estéticos en cine etnográfico”, incluido en el libro El cine documental etnobiográfico de Jorge Prelorán (Compilación de Juan José Rossi, Ediciones Búsqueda, Bs. As., 1987), sirve para comprender profundamente su filosofía sobre lo que él da en llamar “documentos humanos”. El él puede leerse: “En el cine es mucho más interesante enfocar la atención sobre individuos que puedan ser reconocidos y seguidos a lo largo de la película. El axioma que ‘el hombre gusta de observar al hombre’ implica que una documental será recordada con mucho más claridad si está basada sobre individuos con nombres y apellidos, opiniones y problemas personales con los que podemos identificarnos, en vez de generalizaciones como ‘gente’, ‘comunidades’ o ‘sociedades’.”

Graciela Taquini, crítica e investigadora cinematográfica, ha sido su biógrafa, y en su libro Jorge Prelorán (Centro Editor de América Latina, Bs. As., 1994) afirma: “Según el cineasta Ron Norman, los films de Jorge Prelorán tienen el humanismo de Jean Renoir y Akira Kurosawa, la vida interior de un Robert Flaherty y Satyajit Ray. Su productividad es como la de Rainer Fassbinder. También sus films son afirmaciones únicas transmitidas por sus protagonistas de sus vidas y pensamientos y, por sobre todo, de su derecho a vivir, a trabajar, a sentir y a amar.”
Desde 2007 Fermín Rivera se encuentra realizando el documental Huellas y memorias de Jorge Prelorán, actualmente en postproducción.

Sin duda, Jorge Prelorán fue uno de los creadores más originales, prolíficos y sinceros que ha dado el cine argentino, uno de los padres del cine documental local, considerado mundialmente entre los más grandes cineastas del género.

Emiliano Penelas

Leer más
    email this       edit

miércoles, 25 de marzo de 2009

Published 1:44 by with 0 comment

Nada más queda

Radiohead y Kraftwerk hicieron anoche uno de los mejores conciertos que pasaron por Buenos Aires, aunque siempre queda la sensación de que se los disfrutaría mucho mejor en un teatro.


Valió la pena tanta espera por Radiohead. La voz de Thom Yorke y las guitarras de Jonny Greenwod pagaron con creces tanta expectativa. La banda es la que todos esperábamos ver en vivo, con una gran performance que pudo combinar varios climas y transformar un estadio repleto con más de 30.000 personas en una pequeña sala íntima o en un pandemonium rockero.

Antes que los ingleses, la sobriedad alemana de Kraftwerk, en su tercera presentación en la Argentina, sin Florian pero con todos los recursos que tienen acostumbrados. Un show visual de música moderna, un set ajustadísimo con todo lo que los germanos saben poner en escena.


Kraftwerk llegó como invitado de honor de los Radiohead. Si bien toda la parafernalia visual, estética y musical de los alemanes rinde muchísimo mejor en un espacio cerrado (sus otras visitas fueron en Obras, en 1998 y 2004) la sensación de verlos en un lugar abierto era también parte de la ilusión y entusiasmo de los músicos.

Claro, si podemos hablar de entusiasmo en ese ascetismo extremo que los de Dusseldorf saben llevar a cabo en cada presentación. Esta no varió demasiado de las anteriores (y de su DVD) sólo por hacer una síntesis de las canciones y las puestas, para que todo cuadre en un poco más de una hora en donde no faltaron ni los robots ni los trajes de neón, para terminar, como de costumbre, con "Music Non Stop", el mejor final para los "Beatles de la electrónica".


Lista de temas:
The man-machine
Planet of visions
Numbers
Computer world
Tour de France 03
Autobahn
The model
Showroom dummies
Radioactivity
Trans-Europe express
The robots
Aerodynamik
Music non stop


Radiohead estalló en Buenos Aires
A continuación de Kraftwerk una pequeña espera, nada comparada con los años que los fans venían aguantando por verlos, hizo que se armara el escenario con las luces de bajo consumo y el espíritu ecologista de Radiohead.

"In Rainbows Tour" los trajo por primera vez a la Argentina para que toquen casi todos los temas del último disco, y apenas unos pocos de los primeros, aunque no faltaron hitazos como "Karma Police" o "Creep", para ponerle el broche a una actuación que quedará en la memoria largo tiempo, hasta la próxima, que esperemos no se demore demasiado.

El primer tema fue "15 Step", y desde ese momento Thom Yorke empezó a demostrar la calidad de su voz en vivo, con una banda potentísima, rockera como ninguna cuando por momentos ponía tres guitarras en escena o intimísima en los momentos en que el piano y las computadoras se unían para continuar el largo viaje que el público mantenía.

Ed O'Brien fue el encargado, además, de dedicar "How to Disappear Completely" a ,los desaparecidos de la última dictadura, recordando el 24 de marzo de 1976. "Hemos esperado mucho para tocar aquí y sabemos que hoy es un día importante para ustedes. Hoy se cumple el 33 aniversario del golpe militar y por eso queremos dedicarle esta canción a todas las víctimas y a los familiares de los desaparecidos", señaló antes de recibir una ovación por un público al que ya tenían en el bolsillo.

Al final, la duda de cómo se podría disfrutar de una gran banda como esta en un teatro. Sería sencillamente impactante, aunque claro, su extraña masividad a pesar de hacer todo lo posible por alejarse de lo "políticamente correcto", del mainstream y del facilismo musical hace que por ahora eso sea un sueño imposible de cumplir.

Emiliano Penelas


Lista de temas:
15 Step
Airbag
There There
All I Need
Kid A
Karma Police
Nude
Weird Fishes/Arpeggi
The National Anthem
The Gloaming
No Surprises
Pyramid Song
Street Spirit (Fade Out)
Jigsaw Falling Into Place
Idioteque
Bodysnatchers
How to Disappear Completely
Videotape
Paranoid Android
House Of Cards
Reckoner
Planet Telex
Go Slowly
2+2=5
Everything In Its Right Place
Creep
Leer más
    email this       edit

lunes, 23 de marzo de 2009

Published 1:50 by with 0 comment

Ya está disponible "El bulín de Moreno"

Se trata de un departamento pensado para alquiler temporario a estudiantes y turistas que viajen a Buenos Aires.

Posee una muy buena ubicación, céntrico, en la calle Moreno entre Lima y Salta, a pocas cuadras del Obelisco, Av. de Mayo, Av. Corrientes, Plaza de Mayo, San Telmo y otros puntos neurálgicos de la ciudad.

Además, cuenta con muchos medios de transporte (subtes, colectivos) y está a pocos minutos de las terminales de trenes, ómnibus y puerto.




Agradecemos la difusión.
Leer más
    email this       edit

viernes, 20 de marzo de 2009

Published 0:58 by with 2 comments

"Pepe Núñez; luthier": viernes de marzo en el C.C. Borges

La película documental "Pepe Núñez; luthier", de Fermín Rivera, se proyectará todos los viernes de marzo a las 19 hs. en el Centro Cultural Borges, Viamonte esquina San Martín.


Dentro del ciclo "Documentos de la realidad", durante los viernes 6, 13, 20 y 27 de marzo a las 19 hs. se proyectará la película "Pepe Núñez; luthier" en el Centro Cultural Borges, Viamonte esquina San Martín. La entrada general cuesta $ 10, y es el acceso al Centro.

PEPE NÚÑEZ; LUTHIER
El oficio de vivir

Ralizada con el apoyo del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, el auspicio de la Secretaría de Cultura de la Nación y el Fondo Nacional de las Artes
http://www.pepenunezluthier.com.ar/

Pepe Núñez; luthier es el primer largometraje documental realizado por el discípulo de Jorge Prelorán, Fermín Rivera. La película retrata la necesidad de trascender de Pepe Núñez, un luthier autodidacta nacido en Lafinur, San Luís, un pueblo del que nunca ha salido. No poder caminar desde chico lo llevó a profundizar capacidades latentes como la artesanía. Paradójicamente esa imposibilidad generó el desarrollo de su arte.
"Pepe Núñez; luthier es una película con alma. La historia es, en cierta forma, universal porque refleja problemas existenciales para los cuales no existen barreras: la satisfacción por el trabajo hecho con excelencia; el aprecio por los vínculos fraternales; la identidad que nos ata al suelo en que nacimos. Es un film lleno de hermosura y sensibilidad." (Jorge Prelorán)

Guión y Dirección: Fermín Rivera
Fotografía y Cámara: Emiliano Penelas
Música Compositor/Intérprete: Juanjo Domínguez
Leer más
    email this       edit

miércoles, 18 de marzo de 2009

Published 0:50 by with 0 comment

Éramos muchos y llegó Tinelli

Detrás de Susana vinieron Sandro, Cacho, Moria y hasta Luis Alberto Almirante Brown Artaud Spinetta, que harto de tanto surrealismo tiró a Artaud por la ventana y se refugió en el fascismo dominante.


Decididamente: la agenda pública la fijan los medios, pero eso no significa complejas paranoias respecto de las decisiones de La Nación o Clarín o TN, ésas a las que el kirchnerismo resulta tan afecto. También tiene que ver con los muchachos y muchachas del espectáculo, que definen sus focos a partir de sus pocas neuronas y sus muchos intereses. El narcisismo exasperado hace el resto: detrás de Susana Giménez vinieron Sandro, Cacho Castaña, Moria Casán y hasta Luis Alberto Almirante Brown Artaud Spinetta, que harto de tanto surrealismo tiró a Artaud por la ventana y se refugió en el fascismo dominante. Triste destino el de algunos ídolos.

Lo de Tinelli debe leerse en la misma serie, donde nada sorprende, aunque exaspere. Los medios, decía Beatriz Sarlo hace unos años, son irresponsables estética y éticamente. Y sus protagonistas actúan en consecuencia. El rating es una señora que debe ser seducida a toda costa y, como todos saben largamente que se seduce a fuerza de repeticiones y no de novedades, van por más de lo mismo. Tinelli persevera en la línea editorial de Susana, con un breve retroceso respecto de la muerte deseada para los “delincuentes”: como es un defensor de los derechos humanos, según él mismo proclama, no puede pedir los fusilamientos que su inconsciente desea y se limita a pedir que “se haga algo”, porque “salís a la calle y te asesinan” –una frase fantástica en boca de quien jamás sale a la calle, no al menos a la misma calle que yo y los lectores y lectoras. “El que mata no tiene castigo”, afirma muy suelto de cuerpo, despreciando las cifras exorbitantes de procesados y condenados, para luego asentar la amenaza irrefutable: “¿Hay que esperar que a uno lo maten para hacer justicia por mano propia?”.

Mi inalterable buen humor está tambaleando: la secuencia de barrabasadas que esta gente está repitiendo ya deja de ser anecdótica y debemos verla como síntoma, porque los famosos y famosas suelen encarnar cierto estado del imaginario colectivo. Además, no se trata simplemente de impulsos: basta ya con eso de que Susana habló en caliente, porque todos los demás hablaron en frío para repetir lo mismo. Se trata de hablantes de las clases medias urbanas, blancas y más o menos educadas, aunque pareciera que la cultura occidental les ha pasado por el costado mientras profieren este discurso pretendidamente producido desde las tripas –desde la pasión, el sentimiento, el dolor, el sentido común de todo aquello que la cultura nos enseña a racionalizar para poder vivir en una comunidad más o menos democrática, que se jacta, además, de su europeidad y modernidad.

Como dije hace dos semanas, debemos resistir duramente la embestida. Mejor aún: contraatacar. Pero eso implica reclamar a dos bandas. Por un lado: si el único tema posible es la inseguridad, basta apurar un poco a estos voceros de la Seccional 456º y de los tanques en las calles para que acepten que la educación tiene bastante que ver con lo que ha ocurrido en nuestra sociedad, con los niveles feroces de desintegración e inequidad social. Entonces, susanos de toda laya… ¿por qué no se ponen del lado de los maestros y maestras que en este mismo instante les recuerdan tanto a Macri como a Scioli que están ganando sueldos vergonzantes para trabajar en escuelas precarias de toda precariedad? ¿Por qué no reclaman escuelas de primera para nuestros ciudadanos de segunda? Incluso, háganlo como “contribuyentes” –descuento que no están evadiendo–: “Para reducir la inseguridad, queremos escuelas magníficas con maestros y maestras brillantes y brillantemente pagos. Y vamos a la Plaza para lograrlo”.

Y por el otro: el kirchnerismo juguetea con el discurso progresista que repudia la mera represión, aunque insiste en caer en las trampas de los susanos y se enoja con los jueces –como si fuera una simple cuestión de justicia, de cuestionar a jueces que ya se están ocupando de mandar legiones de pobres a las cárceles. Pero entonces, ¿qué esperamos, todos aquellos que creemos que la inseguridad es fundamentalmente una cuestión de inequidad, fragmentación social, descomposición de lo que supo ser una sociedad más justa, para exigirle a este gobierno menos progresismo retórico y más justicia real? Ingreso ciudadano garantizado, ni un solo chico en la calle, ni un solo adulto sin ingreso mínimo, ni un solo chico con hambre. Hagamos la prueba: no de decirlo sino de hacerlo. Y después sí, le mandamos la policía a Tinelli por irresponsabilidad estética.

Permítanme terminar, después de tanto famoso/a bocón/a, recordando una frase de la sabiduría popular: “Es mejor cerrar la boca y parecer un boludo que abrirla y disipar toda duda”.

Pablo Alabarces
Publicado por el diario Crítica de la Argentina.
Lunes 16 de marzo de 2009.
Leer más
    email this       edit

domingo, 15 de marzo de 2009

Published 0:43 by with 0 comment

La sociedad desnuda II

LOS HOMBRES QUE NO AMABAN A LAS MUJERES
de Stieg Larsson
(Buenos Aires, Ediciones Destino, 665 páginas, 2008)


Ya Henning Mankell en sus brillantes y renovadoras novelas del inspector Kurt Wallander había advertido que Suecia no es la maravilla que se creía: la xenofobia y la violencia han impregnado esa nación otrora pacífica.

Jo Nesbø en su policial negro Petirrojo — conocido aquí en 2008— nos deleitó con su calidad narrativa, pero, además, advirtió que desde la Segunda Guerra Mundial en ese territorio se habían establecido centros de entrenamiento de grupos neonazis, a los cuales concurrieron colaboracionistas noruegos y aliados rumanos. El sueco Stieg Larsson (1954-2004) en su primera novela del tríptico Millennium (las otras dos, de próxima aparición en la Argentina, son La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina y La reina en el palacio de las corrientes de aire) constata la aseveración de Nesbø comentando que muchos líderes nazis son los principales accionistas de los más importantes grupos económicos y que, además, en su país “el cuarenta y seis por ciento de las mujeres han sufrido violencia por parte de algún hombre”. Hay comentarios escalofriantes respecto a ciertos personajes: “no sólo argumentó a favor de la esterilización, sino también de la eutanasia: ayudar a morir a las personas que ofendían sus gustos estéticos y que no encajaban en su imagen del pueblo sueco perfecto”.

El libro trata sobre la extraña desaparición en 1966 de una joven —Harriet Vanger— perteneciente a una familia dueña de una poderosa corporación, cuya investigación inicia a principios del corriente siglo el periodista Mikael Blomkvist, acompañado por la joven Lisbeth Salander y a pedido del anciano Henrik Vanger, abuelo de Harriet y líder indiscutible de la junta directiva empresaria.

Larsson no despliega una prosa literaria rica en imágenes (salvo aislados símiles como “un enredo así, como un misil de crucero incontrolable”), sino una sobria escritura más cercana al buen periodismo, que es muy precisa tanto en la descripción de exteriores como de interiores, pero, en cambio, crea una trama inteligentísima que se abre en varias direcciones y que no puede menos que atrapar. Los hombres que no amaban a las mujeres participa de la clásica novela de enigma como también de la novela negra al suministrar jugosos datos sobre el manejo de la economía, ese maldito tema que tiene en jaque a los habitantes de todo el planeta. Así nos informa “sobre la corrupción y los oscuros trapicheos del mundo empresarial” y denuncia “la gran cantidad de periodistas de economía que, una y otra vez, sin el más mínimo reparo, se contentaban con reproducir las declaraciones realizadas por los empresarios y los especuladores bursátiles, incluso cuando los datos eran manifiestamente engañosos y erróneos” (...) “Verdaderas ratas financieras a las que un reportero algo más valiente debería poner en evidencia e identificar como los traidores del país”. Además, pone de relieve que las lucrativas empresas de seguridad han desarrollado una sofisticada y moderna tecnología que es adoptada con toda normalidad por esa sociedad. Por otra parte, “la intrusión informática ilícita” —como los suecos la llaman— está bastante difundida como hábito. O sea que el espionaje paranoico que denunciaba el sociólogo norteamericano Vance Packard (1914-1996) en sus libros (por ejemplo: Los buscadores de prestigio, La sociedad desnuda, Las formas ocultas de la propaganda) hoy es plena y cotidiana realidad en esa tierra que nos obsequió con el bellísimo cine de Ingmar Bergman.

Aunque la novela no intenta la reconstrucción de personajes fascinantes, logra un retrato conmovedor de Lisbeth, una freak que bordea el autismo, descuella como superdotada hacker y es desprejuiciada en materia sexual. Sin embargo, y a su pesar, el amor le llega, y no puede concretarlo debido a su aislamiento y desprotección en materia de relaciones sociales. Todo un mérito que consigue conmocionar al lector.

El autor parece querer valorar a la mujer con guiños a través de las lecturas de Mikael, todos libros policiales de escritoras (salvo el del sueco Åke Edwardsson), algunas de ellas poco conocidas en nuestro país: Astrid Lindgren, Val McDermid, Sara Paretsky, Dorothy Sayers y Sue Grafton.

Una novela que no se debe dejar de leer, especialmente por aquellos interesados en seguir los derroteros innovadores del género policial.

Germán Cáceres

Leer más
    email this       edit

martes, 3 de marzo de 2009

Published 23:41 by with 2 comments

Montevideo Fantástico 2009

Lanzan la convocatoria al Cuarto Festival Internacional de Terror y Ciencia Ficción en Uruguay.


El festival Montevideo Fantástico convoca a realizadores de cortos, medios y largometrajes a participar con sus trabajos, producidos con posterioridad al 1º de enero de 2008 y vinculados a los géneros terror, ciencia ficción, fantástico y bizarro.

El jurado determinará los premios a Mejor Largometraje del Festival, Mejor Largometraje Latinoamericano, Mejor Cortometraje del Festival, Mejor Cortometraje Latinoamericano y Mejor Cortometraje Uruguayo, además de las habituales menciones. También se entregarán los premios del público y estarán, como parte de la programación, las mesas redondas y muestras informativas.

El festival se realizará del viernes 15 al viernes 22 de mayo en las dos salas de Cine Universitario (Canelones 1280) y es organizado por dicha institución, en conjunto con el portal Arte7.com.uy.
Los interesados en participar deben enviar, antes del próximo 3 de abril, una copia de su película en DVD (PAL o NTSC) a Festival Montevideo Fantástico - Joaquín Requena 1077, apto. 101 (CP: 11200) - Montevideo.

Bases y reglamentos: http://www.arte7.com.uy/
Leer más
    email this       edit