sábado, 8 de abril de 2017

Published 10:34 by with 0 comment

"La vida en obras"

El Cineclub La Rosa proyectará en 16mm este film de Wolfgang Becker (Goodbye, Lenin!), una película provocante y cómica sobre los sentimientos y la actitud hacia la vida de la nueva generación de una gran ciudad, ganadora de una Mención de Honor en el Festival de Berlín. Se verá en el marco del ciclo "Berlín ayer y hoy", el miércoles 12 de abril a las 20 horas, con entrada libre y colaboración voluntaria en Austria 2154.

Miércoles 12 de abril  - 20 horas
LA VIDA EN OBRAS
(Das Leben ist eine Baustelle, Alemania, 1997, color, 118 minutos)
Dirección: Wolfgang Becker.
Elenco: Jürgen Vogel, Christiane Paul, Ricky Tomlinson, Armin Rohde, Martina Gedeck, Meret Becker, Christina Papamichou, Rebecca Hessing, Andrea Sawatzki, Peter Gavajda, Ingeborg Westphal.

Berlín en invierno: el joven Jan Nebel se mete por casualidad en una pelea entre manifestantes y la policía, además de perder su puesto de trabajo le imponen una multa. Su padre muere y su nueva novia, Vera, le acompaña a velar al difunto. Una película provocante y cómica sobre los sentimientos y la actitud hacia la vida de la nueva generación de una gran ciudad.


Das Leben ist eine Baustelle: el título de esta película se debe de entender de manera programática: se trata de conceptos de la vida todavía no maduros, de reacciones a daños, de correcciones a proyectos de carácter provisional y de frágiles situaciones en la vida cotidiana. Las imágenes de las obras que atraviesan la historia como un leitmotiv tienen un valor simbólico. Los personajes de la película todavía no han encontrado un modo de acomodarse a este mundo poco acogedor. La película de Wolfgang Becker revela los sentimientos de una joven generación alemana en la segunda mitad de los sesenta más que cualquier otro éxito humorístico.

Esta historia se relata más bien en tono cómico y con ello el director logra realizar una obra de arte que sólo conocemos del cine británico. Esta es la historia de miseria material y psíquica, de pérdida del hogar y de tristeza, nunca quejumbrosa y cuya enérgica fuerza de voluntad no se ve empequeñecida por el cómico tono concomitante, sino que se enfrenta a la situación ofreciendo resistencia. El hecho de que se hayan empleado medios drásticos para escenificar tanto el sexo como el trabajo o la muerte, se debe de entender como protesta contra la levedad y candidez con las cuales el cine alemán de los años noventa desceba esta clase de conflictos. En Das Leben ist eine Baustelle se provoca sin temor tal cual lo hacía la generación del "nuevo cine alemán" en los años setenta.


La levedad con la cual Jan entra en conflicto con la policía y es condenado debería ya irritar a una parte del público. De manera casi incidental, Wolgang Becker nos revela también la degeneración de la televisión, con el Quiz en el cual los candidatos deben de adivinar el título de películas de horror al oír los gritos de las víctimas y con un concurso de talento de máxima idiotez. La película trata la ligereza en las relaciones sexuales, la disolución de las estructuras familiares, el paro, problemas de vivienda y el temor al SIDA representando esta enfermedad de manera omnipresente en toda la película. El otro mundo, poblado de hoteles de lujo y de tiendas con caros productos o el exquisito bufet de un "congreso médico" queda ahora totalmente fuera del alcance de Jan. Solamente Vera sigue traspasando los límites sin temor e impide a Jan siga sin querer saber si se ha contagiado o no.


Con la llegada de la griega que anda extraviada por Berlín en busca de su hermano, Wolfgang Becker y su coautor han cargado a la historia con un volumen de problemas casi enciclopédico. En la segunda parte de la película esta carga inhibe hasta cierto punto el flujo narrativo de la historia. El hecho de que la historia no se detenga se debe a la vivacidad, a la expresión y a la cantidad de matices que proporcionan los protagonistas y al ojo escenográfico del director: Das Leben ist eine Baustelle reproduce también una imagen de lugares desconocidos Berlín, la gran metrópolis. Es un cuadro morboso, pero lleno de contradicciones y de vida.

Hans Günther Pflaum



Proyección en 16mm realizada con el apoyo del Goethe-Institut Buenos Aires.

Más información: www.cineclublarosa.blogspot.com
    email this       edit

0 comentarios: