sábado, 9 de junio de 2012

Published 10:00 by with 0 comment

Winter World

de Chuck Dixon & Jorge Zaffino
(Doedytores, Buenos Aires, 2010, 144 páginas)


Winter World apareció en los Estados Unidos en tres entregas entre 1987 y 1988, pero su segunda parte, Winter Sea, no había sido publicada hasta la presente edición en español. Hubo un proyecto de hacer de esta saga una trilogía con la incorporación de otro episodio, Winter War, pero quedó trunco por el fallecimiento del dibujante Jorge Zaffino (1959-2002), pues el guionista Chuck Dixon no quiso recurrir a otro colaborador.

El libro comienza con una bella ilustración hiperrealista que Gerardo Zaffino dedicó a su “querido padre”.

Las dos partes están narradas por su protagonista, Scully, que junto a una adolescente, Wynn, y a la mascota Rahrah -un simpático y a la vez feroz tejón- luchan por sobrevivir en ese despiadado futuro apocalíptico arrasado por la glaciación del planeta. Éste se encuentra prácticamente deshabitado y sólo deambulan por él grupos agresivos que se hallan carcomidos por la degradación moral, el hambre y la inclemencia del frío. Además, los integrantes de algunas de esas tribus se han transformados en sanguinarios caníbales. Como apunta el excelente prólogo de Fernando Ariel García: “Una lógica siniestra de la supervivencia que reduce la existencia a la puesta en práctica de un código binario tan básico como efectivo: matar o morir”.

Jorge Zaffino crea cuadritos de todos los tamaños y formas, algunos de página entera, para forjar un ritmo trepidante que se acentúa por el constante cambio de funcionales planos. Las orugas y las máquinas “del diablo” acopladas de carabelas impactan por su contundencia, y su diseño está emparentado con la óptica de Juan Gimenez. El estilo de Zaffino luce suelto, fresco y, sin embargo, está sumamente trabajado con sombras y rayas. Las escenas de acción poseen verismo, se tiene la sensación de que los personajes están a punto de saltar hacia la realidad, ya que invaden las viñetas cercanas hasta desbordar el mismo diseño de página. Las creativas onomatopeyas vigorizan el movimiento y son fundamentales para referir los potentes disparos de armas sofisticadas y las explosiones de granadas y tanques de combustibles.

El guión de Chuck Dixon –excelente la traducción del nombrado García- posee dinamismo, en ningún momento decae la acción, y apela con frecuencia a sobrios textos explicativos que revelan los pensamientos y dudas de Scully. En Winter Sea el grafismo de Zaffino adquiere mayor brillo. A veces los personajes son representados sólo por siluetas que remarcan la inmensidad de los hielos. Hay enfoques espectaculares, próximos a la distorsión, como si el artista utilizara una filmadora para resaltar esos panoramas tan blancos como desolados. Asimismo, Dixon narra con paso firme y zambulle a Scully en los vericuetos de la introspección: “Al menos, sé qué puedo esperar de este mundo./Una Tierra fría. Fría en todo sentido./Tan fría como el corazón humano”.

Winter World es una estupenda novela gráfica de lectura insoslayable.

Germán Cáceres
    email this       edit

0 comentarios: