jueves, 17 de enero de 2008

Published 0:30 by with 1 comment

Uruguay

"Si vemos que algún famoso viaja a Uruguay -un político, un artista-, le vamos a tomar una fotografía para publicarla en Internet."
(Del asambleísta de Gualeguaychú Rubén Saboulard.)

Montevideo, desde la Escollera Sarandí, Río de la Plata

Si se cuelga Internet en estos días puede ser por culpa de dos cosas: la crisis de la electricidad o el exceso de fotos de famosos que se van de vacaciones a Uruguay, subidas al sistema por los piqueteros de Gualeguaychú.

Además de distraer a los asambleístas de su misión principal, que es tener la frontera cerrada desde hace cuatrocientos días por su propia cuenta, la idea del escrache informático encierra otro peligro: célebres o no, son tantos los que eligen Uruguay como destino a pesar de todo y se los ve tan felices al irse y tan alegres al volver que, antes de exhibirlos en Internet, los asambleístas deberían pensar si en vez de provocar indignación entre quienes no viajan a Uruguay no estarán haciéndoles propaganda a los viajeros. Uruguay se hace agua en la boca. Su nombre se dice con dulzura. Es un país con habitantes que no hablan a los gritos, un lugar en el que no todo el mundo piensa en llevarse a todo el mundo por delante. Rodeado por gigantes que en nuestro caso han demostrado que pueden volverse patoteros, es un país destinado a sufrir y no a imponer la prepotencia de los fuertes.

Otro asambleísta entrerriano, José Pouler, al enterarse de que también Colón cierra su puente por tiempo indeterminado, dijo con entusiasmo estas palabras: "Si hay argentinos que no entienden nuestro reclamo o no se solidarizan con nuestra lucha e igual quieren ir a veranear a Uruguay, tendrán que hacer más kilómetros".

"Porque a mí se me ocurre; los que no están conmigo se embroman", es la filosofía de la ley del palo que se oculta en expresiones semejantes.

Pero no somos pocos los argentinos que pensamos que igual conviene hacer algunos kilómetros de más. Dar un pequeño rodeo por Ecuador bajando por el Amazonas, o ir hasta Chile y dar la vuelta por el Pacífico para llegar a La Pedrera. Si Uruguay es el premio, desviarse vale la pena.

Hugo Caligaris
Diario La Nación, domingo 13 de enero de 2008
    email this       edit

1 comentarios:

Blumen dijo...

Sin embargo el cine español me parece de los más interesantes, me hace cosquillas su forma, y el contenido suele ser bastante delicioso. Almenos el que yo llegué a disfrutar.

En todos lados existe una película de "culto" como dice Emilio Disi de su tan querida "brigada explosiva", pero hay público para eso también.

Igual supongo que esto funciona como la ley de las mujeres "la que tiene pelo lacio quiere rulos, la que tiene rulos quiere pelo lacio".

Siempre los de afuera son mejor.
Que pena que lo vean así..

Saludos.