jueves, 5 de agosto de 2010

Published 0:18 by with 1 comment

Josef Koudelka en Buenos Aires

Uno de los más importantes fotógrafos de todos los tiempos está por primera vez en Buenos Aires gracias al Festival de la Luz. "Invasión Praga 68" estará en la Fundación OSDE, Suipacha 658, hasta el 2 de octubre.


Por primera vez podremos ver en Buenos Aires una exposición del fotógrafo checo Josef Koudelka, considerado entre los más grandes maestros del fotoperiodismo, miembro de la prestigiosa agencia Magnum.

La muestra, perteneciente al Festival de la Luz que comenzó ayer, es precisamente su trabajo sobre la invasión rusa a Praga, en 1968, con el cual Koudelka alcanzara fama mundial.

Koudelka nació el 10 de enero de 1938 en la región de Moravia, entonces Checoslovaquia. Se interesa por la fotografía a los doce años gracias a un amigo de su padre. En 1956 se traslada a Praga para comenzar la carrera de ingeniería aeronáutica. Durante los años de estudios conoce al fotógrafo Jiri Jenicek, quien le anima a reunir una serie de fotografías para realizar su primera exposición, en 1961.


Durante esta década desarrolla a la par de su trabajo de ingeniero, en Praga y Bratislava, su pasión por la fotografía que lo lleva a dedicarle cada vez más tiempo, colaborando con distintas publicaciones. Su interés por la música tradicional y la del pueblo rroma le lleva a hacer de los gitanos su principal sujeto fotográfico.

En 1965 emprende varios viajes por el este de Eslovaquia con el fin de fotografiar celebraciones religiosas, y un año más tarde publica su primer libro, sobre fotografías de la puesta dirigida por Jan Grossman de "Ubu Rey", obra teatral de Alfred Jarry.

En 1967 decide abandonar su trabajo como ingeniero para dedicarse exclusivamente a la fotografía, y recibe el premio anual de la Unión de Artistas Checoslovacos por “la originalidad y calidad de sus fotografías de teatro”. También expone por primera vez las fotografías de gitanos tomadas entre 1961 y 1967, y al año siguiente viaja a Rumanía para continuar su proyecto sobre estilo de vida de los gitanos.


Su regreso a Praga se produce justo un día antes de que comience la invasión de Checoslovaquia por Rusia. Durante esos intensos días registra los enfrentamientos, que luego pasó de contrabando fuera del país, para mostrar al mundo las dramáticas imágenes de los tanques rusos que arrollaban su país y de la resistencia checoslovaca frente al atropello. A través de la prestigiosa Agencia Mágnum, los principales medios reproducen las imágenes sin mencionar al autor para protegerlo de posibles represalias. Este relato visual “de un fotógrafo checo” llegó a ser un símbolo internacional que lo llevó a ganar el preciado premio Robert Capa.

En 1970 abandona Checoslovaquia con un visado de tres meses para continuar fotografiando gitanos, en esta ocasión, en el oeste de Europa. Al caducar el visado decide no regresar a su país, convirtiéndose desde ese momento en apátrida. Hasta 1980, gracias al asilo político de Inglaterra, fija su residencia en Londres y se dedica a recorrer diversos países europeos fotografiando celebraciones populares, escenas cotidianas y gitanos.


En 1971, Elliott Erwitt, entonces director de la Agencia, le propone unirse a la cooperativa Mágnum Photos. Allí conoce a Henri Cartier-Bresson y al editor y fotógrafo Robert Delpire, con quienes mantendrá una relación muy cercana. Koudelka reconoce que trabajando con Robert Delpire aprendió de fotografía más que nunca en su vida y que éste es la persona que mejor conoce su obra, a lo que ayuda el hecho de que sea el editor de la mayor parte de los libros de Koudelka.

El Museo de Arte Contemporáneo de Nueva York (MoMA) rinde homenaje al fotógrafo organizando una exposición individual con el título de Josef Koudelka. Y en ese mismo año, 1975, Robert Delpire publica en París el libro Gitans: la Fin du Voyage (Gitanos: el final del viaje), que recibirá el Premio Nadar tres años más tarde.

En 1980 abandona Inglaterra para instalarse en Francia. A través de las becas, Koudelka sostuvo económicamente sus trabajos, desarrollados a largo plazo en blanco y negro, que culminaron en muchas exhibiciones y la publicación de otro libro fundamental: Exilios (1988).


En 1986 comienza a documentar la diversidad de sus paisajes, tanto urbanos como rurales. De esa experiencia derivarán las imágenes de la reestructuración de la industria metalúrgica en la región de Lorena, y las modificaciones del entorno que ello significaba, con la utilización de cámaras panorámicas.

Después de nacionalizarse francés en 1987, Koudelka volvió a Checoslovaquia por primera vez en 1990 y 1994, invitado por el productor alemán Eric Heumann para trabajar como asistente de imagen en la película La Mirada de Ulises de por Theo Angelopoulos. De todas estas experiencias surgiría el libro Caos (1999).

Josef Koudelka ha recibido prestigiosos galardones en reconocimiento a su labor, como el Premio Cartier-Bresson, la Medalla de la Royal Photographic Society o el Premio de la Hasselblad Foundation Photography y ha sido nombrado Caballero de las Artes y las Letras por el Ministerio de Cultura Francés. Sus obras fueron exhibidas en el Museo de Arte Moderno (MoMA) y el Centro Internacional de la Fotografía de Nueva York, la Galería Hayward de Londres, el Stedelijk Museum of Modern Art, de Ámsterdam y el Palais de Tokyo, en París, entre otros.


La exposición "Invasión Praga 68" llega a Buenos Aires con motivo de los XVI Encuentros Abiertos - Festival de la Luz, una de las reuniones de fotografía más importantes de América Latina, que se celebra de manera bienal en nuestro país. La muestra es una coproducción entre Magnum Photos y Aperture, organización sin fines de lucro dedicada a la fotografía y artes visuales.

Koudelka será declarado hoy, cuando inaugure la muestra, Huésped de Honor por la Legislatura porteña, a instancias del diputado Raúl Puy.
    email this       edit

1 comentarios:

vero arditi. dijo...

¿vamos juntos chabón?