miércoles, 7 de julio de 2010

Published 14:43 by with 3 comments

The Box

Creación colectiva a partir de una idea original de Natalia Géci y Will Pease.

Dirección General y Puesta en Escena: Natalia Géci. Dirección de Actores: Paula Etchebehere. Elenco Masculino: Nicolás Alonso y Sandro Nunziata. Elenco Femenino: Natacha Cordoba y Romina Michelizzi. Producción Ejecutiva: Mariana Rub y Gustavo Schraier. Asistente de Dirección: Carolina Fioranelli. Música Original: Lautaro Cottet. Diseño de Luces y Fotografía: Soledad Ianni. Diseño de Efectos de Sonido: Miguel Altamirano. Diseño de Objetos: Natalia Géci y Marina Apollonio. Diseño de Escenografía: Natalia Géci. Realización de Escenografía: Carolina Fioranelli, Paula Picciani, Marina Apollonio y Valeria Abuin. Asesoría Escenográfica: Paula Picciani. Diseño y Realización de Vestuario: Stella Maris Müller. Diseño Gráfico: SXH Diseño. Realización de Estructura Metálica: Duilio de La Pittima. Prensa: Tehagolaprensa. Sábados 19 hs. (elenco masculino); domingo 19 hs. (elenco femenino). Teatro del Nudo, Corrientes 1551, Capital Federal.


Esta obra tan original y sutil puede ubicarse entre las propuestas de las nuevas poéticas, que en lugar de acudir a un texto dramático y representarlo, prefieren la creación colectiva de los participantes del hecho teatral. Por eso cuando comienza la acción y una actriz sube al escenario desde la platea, da la sensación de estar invitando al propio espectador a integrarse. Y éste se verá obligado a hacerlo puesto que The Box no ofrece una historia lineal con principio y fin, sino una sucesión de cuadros cargados de símbolos.

Para comenzar, la pieza carece de diálogos, lo cual la enlaza con la tradición del mimo, aunque sin adoptar su estética. La citada actriz, antes de entrar en una casa de estructura metálica, abre un paraguas porque el sonido y las luces están indicando que llueve. Hay que destacar que los procedimientos lumínicos componen el clima y aluden a los lugares o zonas en que transcurre la acción. Además, se perciben ruidos (pasos que ascienden una escalera, puertas que se cierran, trinos de pájaros), como si se tratara de una banda sonora de un filme, recurso que adquiere —junto a la cautivante y expresiva música de Lautaro Cottet— un protagonismo fundamental, tanto como lo tiene en el cine, incluso en el mudo, ya que entonces estaba la orquesta o el piano para acompañar la pantalla silenciosa. El diseño de luces de Soledad Ianni y los efectos sonoros de Miguel Altamirano constituyen soportes esenciales en este encantador espectáculo.

Esa pequeña casa, prácticamente liliputiense, se convierte luego en una caja flexible que es una verdadera fuente de sorpresas por las formas que la imaginación del grupo le proporciona. La escenografía de Natalia Géci despliega una inventiva y una funcionalidad sorprendentes, como también su dirección.

Así, se sugieren flores, aves, el fondo del mar con temibles tiburones, objetos irreconocibles, en tanto las dos excelentes actrices (Natacha Cordoba y Romina Michelizzi) realizan hazañas acrobáticas dentro de la caja y aparecen como cabezas de muñecos, o nadando, o mostrando sólo sus piernas o brazos. Aquí se podría encontrar un primoroso registro plástico, en donde el entusiasta de las bellas artes podrá establecer asociaciones con las vanguardias que se expresan a través de las instalaciones y de las intervenciones.

Una lectura de la obra podría llevarnos a la conclusión de que se trata de un registro onírico, en el cual el inconsciente recorre recovecos secretos —en donde anidan la angustia, la soledad y la certeza de nuestra efímera existencia—, pero también transita paisajes conectados con la plenitud y la alegría. Hay también una madre que literalmente se traga a su hija para luego volver a engendrarla. Por último, y tal vez lo más importante, es el buceo interior que se ve obligado a realizar el espectador ante este torrente de imágenes y de ideas que lo sumergen en sus propios temores y dudas.

Pero más allá de cualquier interpretación, The Box encandila por la belleza visual que propone y por su envolvente poesía. Y de este logro se hace acreedor todo el equipo que figura en la ficha técnica.

Germán Cáceres
    email this       edit

3 comentarios:

Andy Feiguin dijo...

Germán gracias por tu comentario! le estoy haciendo prensa a THE BOX y quisiera enviarte las fotos de la obra para que subas si querés ¿a qu email lo hago? el nuestro: tehagolaprensa@sion.com

luggi dijo...

será que a vos te es difícil entender, no sé, no sé.

y yo "falté" al IVA porque cumplo con mis obligaciones escolares, no puedo ir a perder el tiempo al IVA para que bardees como el martes pasado, fi-ja-te, "al fin! uno que evolucionó! que terminó la secundaria"... no sé

Nido de caranchos dijo...

Andy: te respondí vía mail.
Luggi: y sí, sos adolescente y escribís cualquier cosa, qué se yo, yo soy un viejo.
Besos

E