jueves, 20 de noviembre de 2008

Published 3:41 by with 0 comment

Hecha la ley

Extremoduro ha vuelto a las andadas con disco nuevo luego de seis años: "La ley innata", que en España ya es disco de oro. Prácticamente desconocidos en la Argentina, vale la pena meter la cabeza en su discografía y rezarle a Jesucristo García para que alguna vez toquen en nuestro país.


Cuarenta mil copias vendidas en sólo tres semanas hicieron que el regreso de Extremoduro luego de un prolongado silencio que parecía definitivo se callara con "La ley innata", el fabuloso trabajo que los trae de golpe al lugar que no deberían haber abandonado. Y todo, como siempre, casi sin promoción.

El nuevo disco, imposible conseguirlo en Argentina, como el resto de su discografía, tiene en su tapa marmórea el dibujo del hombre de Vitruvio de Leonardo Da Vinci y una frase de Cicerón en latín: “Existe, de hecho, jueces, una ley no escrita sino innata. La cual no hemos aprendido, heredado, leído, sino que de la misma naturaleza la hemos agarrado, exprimido, apurado. Ley para la que no hemos sido educados, sino hechos, y en la que no hemos sido instruidos sino empapados”.


Nuevamente la banda de Roberto Iniesta y su fieles acompañantes Iñaki Uoho Antón, Miguel Colino y Juan Ignacio Cabrera, han vuelto a tocar casi un sólo tema, dividido en una introducción, cuatro movimientos y una coda, al estilo clásico. Aunque en esta ocasión la orquestación y el sentido es bien distinto, la similitud con "Pedrá" (1995), que efectivamente constaba de un track de 29 minutos, está a la vista.


Sin dejar de ser un disco de rock, con grandes solos de guitarra, baterías furiosas y la voz inconfundible de ese genio que es el Robe, rey de Extremadura, "La ley innata" cuenta además con la sutileza y los arreglos de un cuarteto de cuerdas, oboe, flauta, piano y algunas trompetas.

Desde el inicio, con "Dulce introducción al caos", nos damos cuenta que necesitremos tiempo para internalizar este trabajo, que la belleza de sus letras nos pedirán varias escuchas detenidas, y que deberemos cerrar los ojos para dejarnos llevar por los paisajes de las regiones a las que la banda nos tenía acostumbrados.

Luego le sigue el "Primer movimiento", llamado "El sueño", donde ya estamos allí donde nos querían llevar. El disco alcanza un clímax en el tercer track (inútil escucharlos por separado, atención), "Segundo movimiento: Lo de fuera", que a lo largo de más de once minutos pasa por todas las variantes sonoras, y el siguiente movimiento, "Lo de dentro", es donde se dejan de lado las orquestaciones para volver al estilo más clásico del grupo.

"La realidad" será el "Quinto movimiento", antes de darle paso a la "Coda flamenca (Otra realidad)", que va cerrando esta obra maestra con la que Extremoduro ha vuelto a instalarse en la escena roquera española.


Para quienes no conozcan al grupo, surgido en Extremadura, España, en el verano de 1987, haciendo lo que ellos llaman "rock transgresivo". Liderados por Roberto Iniesta, la banda cambia varias veces su formación hasta que se consolida la actual.


En 1989 graban su primer disco, "Rock transgresivo", originalmente titulado "Tú en tu casa, nosotros en la hoguera", aunque publicado oficialmente en 1994. A él le sigue en 1991 "Somos unos animales", "Deltoya" (1992), "¿Dónde están mis amigos?" (1993) y "Pedrá" (1995).


Con "Agíla" (1996) consiguen un gran suceso, con un excelente disco y un gran tema, "So payaso", aunque siempre manteniéndose casi como independientes, con escasa promoción y alejados de todos los preconceptos industriales.


Su siguiente trabajo, "Iros todos a tomar por culo" (1997), los muestra con toda su potencia en vivo, y con los grandes temas que a esa altura de su carrera ya eran clásicos: "Amor castúo", "Jesucristo García" y "Quemando tus recuerdos", entre otros.


En 1998 llegaría "Canciones prohibidas", luego "Yo, minoría absoluta" (2002) y dos recopilatorios en el medio, "Grandes éxitos y fracasos, Episodio I y II" (2004 y 2005, respectivamente), hasta llegar a "La ley innata" (2008).

Este año, con la aparición de esta placa, han vuelto además a las giras, luego de cuatro años alejados de los escenarios. De esa manera se acababa con los rumores de separación y confirmarían su éxito nuevamente, agotando las entradas en la mayoría de los conciertos de la gira española, que ha terminado en Madrid el fin de semana pasado.


Mientras, una visita sudamericana parece imposible... seguiremos rezándole a Jesucristo García para que baje de la cruz y venga hasta Buenos Aires.

Más en http://www.extremoduro.com/

Leer más
    email this       edit

lunes, 10 de noviembre de 2008

Published 14:43 by with 1 comment

Exposición fotográfica en Ciudad Universitaria

Anoche se inauguró la muestra anual de fotografía y sonido "Territorio: sentidos", en la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Buenos Aires, en el Pabellón III de Ciudad Universitaria.

La Secretaría de Extensión Universitaria, a través de la Dirección de Cultura de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la UBA, organiza anualmente la muestra de fotografía y sonido, que en su tercera edición lleva por lema "Territorios: sentidos".

La exposición se desarrolla en la Sala Baliero del Pabellón III de Ciudad Universitaria, y puede visitarse hasta el miércoles 26 de noviembre, de lunes a viernes de 9 a 23 hs., con entrada libre y gratuita.

De la muestra participan, entre otros, Esteban Pastornino Díaz, Silvia Saldaña, Victoria Majul, Nora Chernajovsky, Esteban Rico, Alberto Boselli, Haydee Kiwetz, Emiliano Penelas, Lucas Giono y María Laura Vázquez.
Leer más
    email this       edit
Published 0:09 by with 0 comment

Cuatro de REM

Loosing my religion


Everybody hurts

The one I love / Nightswimming

Lista de temas completa de R.E.M.:

  • Living Well Is The Best Revenge
  • I Took Your Name
  • What’s The Frequency Kenneth?
  • Drive
  • Driver 8
  • Man Sized Wreath
  • Ignoreland
  • Fall On Me
  • Electrolite
  • Imitation of Life
  • Hollow Man
  • Everybody Hurts
  • She Just Wants To Be Me
  • The One I Love
  • Night Swimming
  • Let Me In
  • Horse To Water
  • Bad Day
  • Orange Crush
  • It’s The End of The World As We Know It (And I Feel Fine)

Bises

  • Supernatural Superserious
  • Losing My Religion
  • Great Beyond
  • Man on the Moon
Leer más
    email this       edit

jueves, 6 de noviembre de 2008

Published 12:55 by with 4 comments

Personal Fest 2008: REM hizo la luz

El grupo de Athens, Georgia, cerró de manera magistral una muy buena edición del Personal Fest 2008, que tuvo momentos altos como las presentaciones de Mars Volta, Spiritualized, !!! y Kaiser Chiefs, y algunas decepciones como Jesus & Mary Chains y Offspring.

Michael Stipe, puro carisma al frente de R.E.M.

Pasaron dos días de rock donde se mezclaron la vanguardia, nuevas bandas, históricos, reaparecidos y remanidos. Primero habrá que decir que la edición 2008 del Personal Fest, más concentrado en sus opciones, fue muy superior a la del año pasado. Pero vayamos por partes.

El viernes comenzó -al menos para mi- con una muy buena presentación de Massacre en el escenario principal. La banda argentina demuestra cada vez más que está preparada para estos grandes shows, que domina el escenario y que, confiada en la magnificencia de su último CD, "El mamut", tiene una base sólida que le permite viajar en el tiempo hacia otros discos.

Nic Offer, showman de !!!

La puntualidad fue una de las mejores características de esta edición, y ni bien terminaba el último besito de Wallas a sus fans, comenzaban en el tablado de enfrente los !!! (pronúnciese chk chk chk), con un set divertido y contagioso, gracias a sus bases funkys, algo de beats y una propuesta bailable que transmitían con muchísimo carisma sus cantantes: un muchachito alegre y simpático vestido con alpargatas, short (con la raya de atrás totalmente descocida y el culo al aire) y remera de Papá Noel y una negra de sombrero y enterito como recién salida de la cocina donde estuvo amasando las pastas toda la mañana.

Bajaba el sol y fue una linda hora en la que los !!! tocaron un racimo de temas casi ininterrumpidos. La gente aplaudió feliz.

A Jesús y María les pasaron los años

Luego llegó el turno de Jesus & Mary Chains. La banda, separada por más de una década y vuelta a juntar, era una de las más esperadas del festival, a ver qué tenían para mostrar. Y la verdad que fue poco, pobre y apático. Sin decir una palabra al público, casi sin transmitir nada, el concierto fue un frío pasar por viejos temas, hits de baja difusión y una evidencia del paso del tiempo que no les cayó para nada bien. Fue la gran decepción del fin de semana.

Jason Spaceman, alma y vida de Spiritualized

La contracara fue Spiritualized. Formados en semicírculo, coro gospel incluído, el set comenzó rabioso y luego se fue "pacificando" para entrar en un clima intimista a pesar de las miles de personas que ya a esa altura estaban en el Club Ciudad. Una performance impecable, guitarras sonoras, voces claras, increíble lo que lograron estos muchachos que un par de días antes se habían presentado en La Trastienda por las suyas.

Dexter Holland, líder de The Offspring

El cierre de la noche llegó con The Offspring. La banda californiana, que poco de novedoso tiene para ofrecer, dio un recital estandar, sin alejarse de sus clásicos por todos conocidos, pero abusando de las pistas pregrabadas (¿costaba mucho traer un tecladista, o dos chicas para hacerles los coros?) y sonando realmente mal. Los pogos, favorecidos porque el viernes no fue tanto el público, fueron igual agradecidos por la gente, aunque el grupo poco hizo por calentar un poco más la noche.

Día 2

El sábado fue sin dudas EL día del Personal Fest. Notoriamente, desde muy temprano comenzó a verse que la cantidad de asistentes sería muy superior a la de la jornada previa, y ya con el sol arriba en el concierto de Mars Volta, eran muchísimos los que se agolpaban frente al escenario paralelo.

Cedric Bixler Zavala, cantante de The Mars Volta

Los muchachos, parientes lejanos de Zeppelin o The Who, debieron tocar más temprano de lo deseado por cuestiones de agenda (debían viajar a Chile) pero así y todo fue un concierto impactante de una hora de duración en donde se despacharon con prácticamente un solo tema, variaciones sobre el mismo, solos de guitarras, dobles baterías, percusión, extraordinario. Además, el cantante, "Pomelo" Cedric, imitando al personaje de Capusotto, hizo de las suyas en el escenario, regalando un par de gemas de auténtica estrella de rock.

Después llegó Bloc Party, quien enrocó lugares con la banda de los mexicanos. El multiétnico grupo, surgido de Inglaterra, hizo todos los esfuerzos por parecerse a The Cure. De más está decir que no sólo no lo logró, sino que aburrió a todos con un compendio de canciones insoportables.


Caída la noche, quienes sí sorprendieron fueron los Kaiser Chiefs. A través de un cantante que no podía ocultar la felicidad que le producía estar en Buenos Aires tocando para miles de personas, con apenas dos discos editados, la banda sonó realmente muy bien y puso sobre la mesa todo su arsenal hitero, que además resultó pegadizo y contundente. Ideal para esperar el plato fuerte de la noche.

Ricky Wilson, de Kaiser Chiefs

Sobre las 22.10, y tras siete años, volvió a tocar REM en la Argentina. Michael Stipe & cía. fueron sin dudas el cierre perfecto de todo el festival. Increíble en el sonido, gran despliegue escénico y un extraordinario trabajo en en arte que acompañaba a las pantallas, el grupo repasó temas de toda su discografía. No faltaron los grandes éxitos inoxidables ("Loosing my religion", "Man on the moon", "Imitation of life", "Everybody hurts", entre otros) como un par de nuevos del último disco, "Accelerate", y otros "viejitos olvidados" ("Driver 8", "Drive", "Orange Crush").

Buck, Stipe, Scott Mc Caughey y Mike Mills

Tampoco se quedaron afuera del tema político, haciendo explícito su apoyo para Barack Obama en las elecciones presidenciales de su país, ni para rendir tributo a un público entregado a la mística que les llegaba desde el escenario.

R.E.M. fue la demostración de que una banda de estadios, con más de un cuarto de siglo de carrera, puede al mismo tiempo ser innovadora, clásica, contestataria e íntima, como cuando todo se transformó en un pub para que "Nightswimming" o "Let me in" sonaran casi como si las tocaran en un bar. A esa altura, las casi 40.000 personas que colmaban el Club Ciudad enmudecían y pedían que la noche no terminara.

Peter Buck

"It's the end of the world..." anunció el clásico fin del recital, aunque los bises cumplieron con creces más de lo que se esperaba, redondeando casi dos horas de música en donde Stipe, Mills y Buck transmitieron todo el oficio y verdadera alegría de tocar. Ojalá las palabras del pelado, deseando regresar pronto, se cumplan.

Emiliano Penelas

Leer más
    email this       edit