sábado, 20 de agosto de 2016

Published 21:10 by with 0 comment

Usain Bolt, más rápido que el flash de una cámara

RÍO DE JANEIRO — Times Insider te lleva entre bastidores para ver cómo se desarrollan las noticias, los artículos y las opiniones de The New York Times. En esta entrega, Ken Belson, uno de nuestros reporteros de deportes, charla con los fotógrafos Doug Mills y Chang W. Lee sobre la experiencia de fotografiar a Usain Bolt mientras corría los 100 metros planos.



Doug Mills, el fotógrafo de The New York Times Times, al centro, preparando un remoto en el Estadio Olímpico el domingo pasado Credit Chang W. Lee/The New York Times

La obsesión mundial con los 100 metros planos es obvia: determina al ser humano más rápido del mundo. Si en el evento coinciden además atletas enigmáticos como Usain Bolt y Justin Gatlin, el resultado es una competencia imperdible.

Sin embargo, fotografiar una carrera que dura menos de 10 segundos es complicado. Por eso Lee y Mills, así como sus editores, Becky Hanger y Jeffrey Furticella, comenzaron a planear su estrategia para cubrir la carrera hace varias semanas.

Su primera tarea fue pensar en dónde poner sus cámaras; dado el gran interés en la carrera, se requerían codos fuertes y un agudo sentido de qué podía pasar. Luego se tomaron decisiones sobre cuántas y cuáles cámaras llevar. Después, hubo que esperar, recalibrar y revisar todo por tercera vez.

Presentamos un fragmento de nuestra conversación con Lee y Mills.

¿Cuándo comenzaste a prepararte para la carrera? Mills: Comencé a pensar en los 100 metros el día que llegamos (hace dos semanas), dónde pondríamos lo remotos, dónde estaríamos. Los 100 metros es una de las carreras más importantes de los juegos olímpicos; después de ella todo se relaja. Para los fanáticos, es el clímax.

¿Por qué es tan difícil tomar fotos de la carrera?

Mills: Hay muchas variables. Una de ellas son los carriles. Bolt tiene los mejores tiempos y todos supusieron que estaría en el carril cinco, pero a último momento se movió al seis. Nos enteramos de eso 40 minutos antes de la carrera, aunque habíamos estado ahí varias horas antes.

¿Cuánto tiempo tienes para reaccionar en una carrera?

Mills: Si quitas la vista de los corredores y la pantalla, se acabó la carrera. Todo pasa muy rápido. Vi el rostro de Bolt todo el tiempo y él se veía muy relajado. No se veía estresado en lo absoluto. Intenté mantener (el encuadre) en dos o tres carriles. Gatlin en el carril cuatro y Bolt en el seis Era evidente que ganaría, pero de ser necesario, se podía agrandar la toma con una lente de zoom e incluirlos a todos en ella.


Chang W. Lee, un fotógrafo de The New York Times, preparando un remoto. “En los 100 metros planos”, dijo, “todos están tan cerca que es difícil ver quién está ganando. Pero con Usain Bolt, es muy obvio que él ganará”. Credit Doug Mills/The New York Times

Lee: Durante los preparativos, también consideras las distintas posibilidades. Comenzamos a colocar los remotos para los carriles tres, cuatro, cinco, seis y siete. Ese es el momento en que los remotos son útiles. En los 100 metros planos, todos están tan cerca que es difícil ver quién está ganando. Pero con Usain Bolt, es obvio que él está ganando.

¿Cuál es el protocolo para las posiciones fotográficas? Mills: En el mundo de la fotografía no estamos en primer lugar. Antes están AP, Getty, Reuters, Asahi y algunas empresas chinas. Hay un orden jerárquico y todo depende del lugar que nos asigne el Comité Olímpico Internacional. No teníamos el mejor lugar pero estoy agradecido de haber estado ahí. Somos muy afortunados de haber tenido un lugar en el foso.

¿Qué es el foso? Mills: Está justo donde está la meta. Nos llega más o menos al pecho y nosotros estamos parados adentro de él. Más de la mitad del cuerpo está por debajo del nivel del piso. Mientras más abajo estés, más grandes se ven las personas. Es casi como si estuvieras acostado.

¿Dónde estaba Chang?

Mills: Chang estaba en la gran plataforma para cámaras en la línea de meta, a unos cuatro metros por encima de la pista.

Lee: Allá arriba no hay espacio para moverse. Todos están muy nerviosos. Trabajas con otros fotógrafos; a veces podría haber alguien que grita, pero eso no pasó durante la carrera.

¿Cuántas carreras olímpicas de 100 metros planos has fotografiado?

Mills: Empecé en Atlanta, cuando trabajé para The Associated Press. Así que quizá son seis u ocho veces.

¿Qué ha cambiado?

Mills: Ahora todo es tecnología y tener una línea de ethernet para que las fotos puedan ir directo a los editores. Podemos tomar una foto al comienzo de una carrera de nado y se publica para cuando esta termina. Antes, tenías un límite de 36 exposiciones por rollo, así que debías ser más selectivo. Con las nuevas cámaras Canon de alta velocidad, caben más de 200 imágenes en la memoria. Puedes llenar una tarjeta de 64 gigabits.


Usain Bolt, a la derecha, ganó la medalla de oro en los 100 metros. “Vi el rostro de Bolt todo el tiempo y él se veía muy relajado. No se veía estresado en lo absoluto”, dijo Mills. Credit Doug Mills/The New York Times

¿Se ponen nerviosos antes de las grandes carreras? Lee: En realidad no. Cuando sé que las cosas sucederán no me pongo nervioso. La única vez que de verdad estuve nervioso fue cuando estuvimos en Irak, en la ciudad natal de Saddam Hussein. Estuvimos ahí varios días y escuchamos cuando probaron un campo de minas. Después tuvimos que ir allá; todo estaba muy callado y oscuro. Estábamos caminando paso a paso. Esa vez sí estuve nervioso.

Llegaste a la locación de pista y campo a las 2 de la tarde, muchas horas antes de la carrera. ¿Qué haces con todo ese tiempo?
Mills: Casi no tuvimos tiempo ni para comer. Estuvimos haciendo todas las pruebas de las cámaras, los controles, los reajustes. Ni siquiera cenamos ayer sino hasta después de la carrera. Nos preparamos durante semanas para esta carrera, y solo dura 10 segundos. Cuando cubro asuntos de política, es lo mismo. Las probabilidades favorecen a las personas preparadas. Chang y yo trabajamos en equipo, con lentes distintos y posiciones diferentes. Queremos asegurarnos de que todo salga bien.

No salimos de ahí sino hasta la una de la mañana. Regresamos del hotel a las 2 de la mañana. Limpié todo mi equipo y mis discos. Me fui a dormir a las 3 de la mañana y nos levantamos a las 6:30 de la mañana para hacerlo todo de nuevo.

Por Ken Belson
NY Times en Español, 18 de agosto de 2016 
    email this       edit

0 comentarios: