lunes, 22 de junio de 2015

Published 0:22 by with 0 comment

Un guionista for export

Es muy interesante, en cualquier profesión que requiera ciertas destrezas, manuales o intelectuales, poner el foco sobre gente que se dedica con pasión a la tarea, ahondando en sus gustos, intereses y obsesiones, ampliándolos desde el terreno laboral. Es para celebrar, de hecho, el encontrar a aquellos que, debido a su singular talento, profesionalismo y punto de vista, pueden construir carreras profesionales excepcionales.



El medio audiovisual es, en ese aspecto, terreno ideal para encontrar profesionales de amplia trayectoria y probados logros. Un buen ejemplo es Sergio Maza, guionista de televisión, ficción y documentales, que desde el 2009 está abocado a escribir para los diferentes mercados cinematográficos.

Lo que sigue es un acercamiento a uno de estos apasionados que trasladan su ser a su trabajo. Un intento de partir desde sus trabajos más reconocidos para detectar los procesos creativos que le permitieron avanzar en su carrera profesional. Me conecté con Sergio Maza y tuvimos una especie de charla-entrevista donde revisamos las etapas de su carrera profesional.

En su caso, ha abarcado casi todos los géneros y campos audiovisuales. Siempre ha elegido trabajos que lo han desafiado como guionista y lo han obligado a utilizar propuestas narrativas no convencionales.

Su primer gran trabajo fue escribir para el reconocido y exitoso programa de entretenimiento “Sorpresa y Media”, emitido en el canal 13. Allí, tuvo la responsabilidad de guionar “las sorpresas”, mini-documentales que retrataban la vida de una persona y como uno de sus sueños se hacía realidad. Cada uno de estos documentales reflejó una narrativa original, con rigurosidad histórica, además de poseer un gran trasfondo sociopolítico. Siempre logró crear metonimia, la parte por el todo, logrando mostrar problemáticas personales, que evidenciaban verdades más complejas de nuestra sociedad. Al mismo tiempo, la construcción de sus narrativas, emocionó y mostró la profundidad interior y sicológica de las personas retratadas.

Luego, trabajó para los éxitos comerciales “Un Cortado, Historias de café” y “De la cama al living”, emitidos por Canal 7. Allí, debió construir historias bajo un riguroso concepto narrativo. En “Un Cortado”, serie que ganó el premio Argentores y fue nominada para los “Martin fierros”, las historias se sucedían en un solo escenario: un café porteño. Estas mini-historias se desarrollaban alrededor de una mesa, donde dos o tres personajes enfrentaban crisis y problemáticas singulares.

El programa “De la cama al living” mantenía el mismo concepto, pero las historias se concentraban en parejas atrapadas sólo en dos universos: el living y la cama, afrontando las complicadas dinámicas de los amores actuales.

Los capítulos que Sergio Maza escribió para ambos programas, evidenciaron fuerza y contundencia narrativa. Cada uno de sus conflictos poseía fuerzas de antagonismo de gran peso y con una gran intensidad psicológica. Los temas que usó siempre destacaron por su original punto de vista, que permitió abordar la narrativa desde un punto filosófico y plantear preguntas importantes al analizar nuestras sociedades posmodernas.

Luego viajó a Costa Rica donde incursionó en el humor, trabajando para uno de los dos únicos programas de ficción que se producían en ese país. “Caras Vemos” un programa con gran éxito comercial que con el tiempo se ha vuelto un programa de culto en la televisión costarricense. Los episodios que Maza escribió fueron construidos en función de la peripecia cómica y el humor de situaciones. A pesar que el tono y la estética de este programa condicionaba los temas y mensajes a abordar, sus historias jamás perdieron crítica social, ya que utilizó el humor como una herramienta para mostrar aquello que le parecía dudoso o incorrecto. Otro ejemplo de su talento fue el manejo de la escritura de los diálogos de los capítulos que escribió. No es una tarea fácil escribir para una cultura ajena con diferentes slangs y lunfardos, propios de la idiosincrasia costarricense, pero Maza lo realizó con éxito.

Luego dirigió su carrera hacia los guiones cinematográficos, escribiendo una historia de género policial “El gordo, el Francés y el Ratón Pérez” y el drama testimonial, “El encuestador”, historia focalizada en la crisis socioeconómica del 2001 en Argentina.

Al año siguiente, es parte de un nuevo desafío, el desarrollo y escritura de una trilogía de ciencia ficción para el mercado de Hollywood. Trabajar en este proyecto fue un sueño hecho realidad, ya que uno de sus géneros favoritos es la ciencia ficción. Este proyecto le permitió demostrar su manejo narrativo en tramas de acción y aventura, mostrando su alto conocimiento en la literatura de ciencia ficción. En este trabajo tuvo la responsabilidad de coordinar, por primera vez, junto a Martin Méndez, un grupo de creativos, dibujantes e investigadores.

Luego escribió dos guiones para películas de corte independiente: “Bajarse del mundo” un drama con toques de comedia, historia escrita para Costa Rica que está buscando inversores y “Una chica en un millón”, focalizada en el mundo de los festivales de cine y la industria cinematográfica, una posible coproducción con España.

Desde el principio de su carrera, Sergio Maza se desempeño también en el campo docente, como profesor de “Guión Cinematográfico”, experiencia que le permitió convertirse en el primer director de una escuela de cine antes de cumplir 35 años de edad. Bajo su dirección, esta escuela de cine implementó nuevos modelos de enseñanza y articuló convenios con otras escuelas artísticas, obteniendo resultados sobresalientes en modelos pedagógicos.

Finalmente su último gran desafío, quizás el más difícil, es la construcción de “Tierra de Guionistas”, una productora de guiones para las diferentes industrias cinematográficas. Su primer proyecto es la singular historia “Tiembla Lucy”, largometraje a punto de ser producido. Aquí vuelve a incursionar en un nuevo género: el cine fantástico. Esta historia sucede en las montanas de Mendoza, su provincia natal y solamente cuenta con cuatro personajes. La historia, diseñada desde el minimalismo narrativo, aborda el tema del aborto y la religión desde un mundo oscuro y posmoderno.

Actualmente, su productora de guiones ha desarrollado dos proyectos más: una trilogía de ciencia ficción y una historia de animación para niños. Además, está en la última etapa de un cuarto guion, un drama de ciencia ficción sobre la mercantilización del amor. Este guión combina elementos de la ciencia ficción y el policial, con una trama construida alrededor de una historia de amor. Con estos proyectos, Sergio Maza propone nuevas formas de contar y mostrar temas que le son muy personales y propios de su realidad.

Este inquieto guionista ha tomado caminos singulares, decidiendo realizar trabajos que fueron fortaleciendo y construyendo su carrera. Cada paso que ha tomado, cambiando la dirección y el rumbo, le ha permitido explorar nuevos géneros y estéticas, enriqueciendo sus habilidades como guionista y narrador de historias. Esperemos que pueda seguir con sus desafíos y pronto podamos ver hecho realidad, sus nuevos proyectos fuera de las fronteras de su país.

Por Javier Diz
10 de junio de 2015
    email this       edit

0 comentarios: