sábado, 27 de marzo de 2010

Published 3:55 by with 7 comments

Agua, fuego

Salió el nuevo disco de Divididos. Es imposible decir que valió la pena la espera de ocho años, porque los extrañamos, pero ¡qué discazo!


Apostando a una producción casera pero meticulosamente cuidada, una distribución independiente y una delicada composición del arte de tapa, el diseño y las fotografías interiores, Divididos ha vulto a la primera plana del rock nacional para ocupar el lugar que merece.

Las nuevas canciones, con "letras de ahora", como dicen los músicos, suenan como las quisimos escuchar, sin ser una repetición de lo hecho, aunque por supuesto dentro del rumbo que le conocemos a la banda. Es que sin perder la esencia del power trío, el CD ofrece una producción asombrosa (responsabilidad de Mollo-Arnedo) que se esmeró en cada elemento sonoro, armó pistas sólidas pero también bases envolventes y un trabajo sobresaliente de texturas rítmicas y armónicas.
 
Trece canciones implacables, sólidas, difíciles de pensar por separado, apenas sugiriendo una "cara a" y "cara b" separada (o unida) por un poema que cruza de track a track, justo en el medio del álbum.
 
La guitarra y la voz de Mollo aparece intacta, Arnedo mueve sus dedos por el bajo y exige las cuerdas de su garganta en un tema, y la batería de Ciavarella cumple con el requisito de vehemencia que se espera de todo "tercer hombre" en la banda.
 
Es mucho el fuego de los temas, y quizás el molino de la tapa sea el que traiga el agua que lo apacigüe. Porque es inevitable volver sobre el "envoltorio" del disco, en tiempos en que la música "se baja". Divididos lo sabe, luchó contra la piratería y advierte que si no ofrece algo mejor caerá, como todos, en el mismo problema. Por eso, como ocurría en los últimos trabajos de la banda, "Amapola del 66" ofrece un objeto de colección que tiene además un DVD con parte del proceso de grabación del disco.

En las hermosas fotos de Nora Lezano, los "veteranos" Mollo y Arnedo parecen burlarse de sí mismos y recordar aquel chiste que la Barcelona les dedicaba, "al trío compuesto por Mollo, Arnedo y un sesionista en la batería", apareciendo Catriel Ciavarella siempre con una máscara de gas que cubre su cara.

La presentación será en Tilcara, y seguramente el ruido los lleve muy lejos.

Emiliano Penelas
    email this       edit

7 comentarios:

vero arditi. dijo...

i love the aplanadora of rock!!!

Nido de caranchos dijo...

Como dirían los gallegos, el disco "está que te cagas".
Besos

E

vero arditi. dijo...

se extraña su presencia.

vero arditi. dijo...

se extraña su presencia.

La Caldera del Diablo dijo...

Aca estoy de vuelta, para que las chicas no extrañen, con identidad sustituta.
Prometo nuevas crónicas de viaje

E

luge dijo...

pfff, backstreet back all right

Nido de caranchos dijo...

Mariconadas acá no, eh