viernes, 25 de mayo de 2012

Published 0:38 by with 1 comment

Una porquería de proporciones

¿A quién se le habrá ocurrido que ese espacio en blanco lleno de cemento y óxido era la mejor plaza para ir junto al Teatro Colón?
    email this       edit

1 comentarios:

euge dijo...

sumemosle los televisores que tienen dentro esos obeliscos oxidados, como si no fuera engendro suficiente